Enfermedades que impiden conducir, ¿cuáles son?

Avatar for admin

Write by:

Renovar el carnet de conducir es un trámite que todo conductor debe realizar en algún momento u otro. En general, todos estamos obligados a renovar nuestro permiso de circulación cada 10 años -los mayores de 65 cada 5 años-, aunque varía según el tipo de carné como te explicamos en este otro blog.

Se trata de periodos establecidos en términos generales. Sin embargo, puede variar si el conductor no pasa el reconocimiento médico obligado debido a ciertas enfermedades que afecten a la conducción.

Una enfermedad leve, ¿impide la conducción?

La edad, a pesar de que para algunos no sea un problema, como norma general a partir de los 65 años, se reduce a la mitad su tiempo de vigencia. Otras dolencias temporales también pueden condicionar a la conducción, como tener un brazo escayolado, que no solo afecta a nuestra movilidad y capacidad de control, sino que es ilegal y puede suponer sanciones tanto económicas, entre 150 y 300€, como de retirada de puntos, de 3 a 6.

Normalmente, unas sencillas pruebas médicas y psicotécnicas en el centro de reconocimientos médicos Vila-Real, una fotografía reciente, y el pago de las tasas de Tráfico bastan para tener el carnet en regla durante una década más. Pero hay un amplio grupo de personas a las que el Comité Médico de la DGT no les permite renovar el carnet de conducir. Además de las razones explicadas anteriormente, la edad y las dolencias temporales, también existen ciertas enfermedades con las que el tiempo de vigencia del carnet de conducir puede disminuir.

Enfermedades que impiden o afectan al conducir

Relacionadas con la perdida de consciencia

Toda enfermedad que suponga una pérdida del control del vehículo requiere de un informe favorable del médico para la renovación del carnet de conducir. Las más comunes son la diabetes, epilepsia, trastornos cardiovasculares y del sueño (o apnea).

  • Diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica que se caracteriza por niveles peligrosamente altos de azúcar en la sangre, causado por falta de producción de insulina.

Una diabetes bien controlada no representa peligro para la conducción siempre y cuando el paciente no posponga su toma para más tarde causando una bajada de azúcar que no permite al cerebro trabajar con normalidad, pudiendo llegar a una pérdida de consciencia.

Lo más aconsejable es seguir los horarios y dosis recomendadas por los médicos.

  • Epilepsia

La epilepsia es un trastorno del sistema neurológico en el que la actividad cerebral se altera, provocando convulsiones y, en ciertas ocasiones, pérdida de consciencia.

Para evitar este riesgo, es necesario que la persona afectada esté bien informada acerca de su enfermedad y de la legislación vigente, Real Decreto 818/2009, de 8 de mayo. Para poder conducir, el paciente deberá aportar a la DGT un informe medico favorable que indique el tiempo que lleva sin episodios.

  • Trastornos cardiovasculares

La enfermedad cardiovascular que más puede afectar a la conducción es la arritmia cardiaca, debido a su posible pérdida del conocimiento.

Una arritmia es una alteración en el ritmo de los latidos del corazón. Se puede dar porque el corazón lata muy rápido (taquicardia) o muy lento (bradicardia) o porque lata irregularmente (se salta un latido o hay un latido de más).

Toda persona que padezca esta enfermedad deberá seguir las indicaciones de su médico en cuánto al control del tratamiento anticoagulante y tendrá que tener una evaluación favorable para la conducción.

  • Transtornos del sueño o apnea

La apnea del sueño son pausas de respiración mientras se duerme. Tienen mayor importancia médica aquellas cuya duración es superior a 10 segundos. La aparición de estas se debe a un colapso en la faringe pero no se debe confundir con un infarto ya que el corazón sigue latiendo.

El riesgo de sufrir un accidente de tráfico de las personas afectadas por esta enfermedad aumenta en un ¡370%!. Pero es la somnolencia diurna la que suele ocasionar los accidentes de tráfico, es decir, el conductor se duerme al volante.

Problemas vinculados a la vista

Las enfermedades que afectan a la vista son la que más riesgo presentan. Como el glaucoma o las cataratas.

  • Cataratas

La catarata es una opacidad de la lente natural (o cristalino) del ojo, que se encuentra detrás del iris y la pupila y hace ver borroso a quién la padece.

Si el paciente se opera de cataratas, no será legal que conduzca hasta un mes después y solo si el oftalmólogo le ha dado una evaluación favorable, pudiendo pedir una retirada del carnet de conducir por enfermedad.

  • Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad en la que se reduce el campo de visión de manera gradual, pudiendo resultar incluso en ceguera.

Mediante exámenes oftalmológicos periódicos, la detección temprana y el tratamiento puede preservarse la vista pero para renovar el carnet de conducir tendrá que dar a su centro de reconocimiento médico un informe favorable.

Alteraciones mentales graves

Otras enfermedades que más riesgo pueden provocar son las que afectan a la funcionalidad de la mente como la esquizofrenia, depresión, demencia o abuso de drogas.

Cómo conducir si tienes una enfermedad

Si padeces alguna de estas enfermedades una de las cosas más importantes es conocer tus limitaciones o efectos secundarios de los medicamentos, así como tener siempre una evaluación favorable de tu médico para pasar las pruebas médicas en tu centro de reconocimientos médicos Vila-Real.

Si tienes cualquier duda sobre enfermedades y conducción, contacta con nuestro equipo.